martes, 11 de agosto de 2020

Trail Villar del Olmo( 08/08/2020) Primera Carera de la Nueva Normalidad

 


Este sábado hemos vuelto a sentir…., hemos vuelto a correr. Nunca imaginamos que volveríamos a tener la piel de gallina, debajo de un Arco de Salida, como la primera vez, ni la lágrima en la llegada, ni el volar con el aplauso de la gente.
Pero este sábado, en el Trail de villar del Olmo, volvimos a vivirlo; en un deseo que no terminara nunca, en querer que esa sensación fuera eterna.
Nos animábamos entre todos, como una gran familia, aún si conocerlos de nada. En las caras de todos una sonrisa y en las piernas, la libertad. Nosotros pusimos los cuerpos, el camino encendió nuestras almas y la caída de la noche hizo el resto.
Y cuando llegas a meta y necesitas hablar con tus compañeros, desde la emoción, de tu carrera y te dicen que Truji ha ganado en su categoría y Ana I y Mariajo, también subirán al pódium, no puedes sentirte mas orgulloso de este Club, de tus compañeros, de amar este deporte.
Ha sido la primera carrera de la Nueva Normalidad, aunque antes hubo cientos de ellas, la recordaremos como la Primera y volveremos a ella siempre que podamos.





miércoles, 5 de febrero de 2020

Trail del Torote 26/01/2020

2ª equipo de Chicas

Una Mañana estupenda en Torrejón del Rey, Un trail familiar donde el barro hizo presencia desde la primera zancada, como tiene que ser. La distancia 15,5 km y el desnivel, no mas de 350 mts. le hacen ideal para iniciarse en esta modalidad de Carrera. 
Allí estuvimos disfrutando de una mañana muy agradable, con paella al finalizar. 
Nos llevamos el segundo premio por equipos de las chicas y a nivel individual Ana I y Truji subieron a lo mas alto del podium. Un premio de todos los compañeros que estuvieron acompañando, animando o empujando al equipo.
Los que se estrenaron en los trail no pudieron tener mejor bautismo y ya están poseídos por el espíritu de la Naturaleza.
El año que viene repetimos.

Todas las fotos


lunes, 30 de diciembre de 2019

San Ripense 2019


Segundo año que corremos la San Ripense, una carrera que se empieza hacer hueco en el Sureste de Madrid. Aunque el recorrido es un poco duro por las subidas que tiene, la organización ,el ambiente y el cariño con que se realiza, la hacen merecedora de llevarla en nuestro calendario.
El año que viene volveremos.

todas las fotos de la carrera

jueves, 5 de diciembre de 2019

Maratón de Valencia 2019

El 01 de diciembre, 17 compañeros culminamos un viaje que empezamos este pasado verano. El maratón de Valencia. Son viajes donde se hacen muchísimos kilómetros, para simplemente conocerte a ti mismo un poco mejor.
Para mí, muy particularmente ha supuesto una prueba de vida, sobre mi mente que se encontraba secuestrada por mi cuerpo. Una  comunión con mi voluntad truncada, con mis deseos insatisfechos, con mis metas no alcanzadas, con mi impotencia. Esta vez subí a ese ring, recogí la toalla y la agité con los brazos en alto, como bandera de  superación. Esta vez he ganado.
Pero este domingo hubo 17 ganadores. Estos son algunos de estos Campeones. (Javi)


Alberto Santacruz
Mi primer Maratón en el que no estuve                                    Valencia 2019

Como novato en la prueba cumplo con esta bonita tradición de contaros los porqués, y los comos para que yo haya abordado este reto, en definitiva los recuerdos, anécdotas o sensaciones de los entrenos y de la propia carrera, aunque muchos pensais que yo no nunca estuve allí.
El orden es un poco disperso de adelante para atrás, pero termino llegando al final.
     ‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐
“Hasta aquí hemos llegado”. Así he nombrado mi última tirada subida a STRAVA.  Acabo de terminar mi última tirada de la preparación de mi primer maratón y creo que es el mejor momento para comenzar a escribir mi crónica de esta prueba y que terminaré después de la carrera la próxima semana.
Hoy no era mi mejor día ni mucho menos pues llevo una semana con un gripazo importante, me hubiera quedado en la cama de mil amores, pero tenía que hacer la última tirada con mis compis que tanto me han ayudado y animado en estos meses de preparación. Como dicen los
demás  ¡Ya me la he quitado!
Hace año y medio cuando me uní a este Club apenas corría alguna carrera popular de 10km a lo largo del año y sufriendo mucho. Ni que decir tiene que nunca imaginé que pudiese correr
algo más de esa distancia. Sin embargo poco a poco, con vosotros, unas veces con unos otras veces con otros, poco a poco sin darme cuenta ya no salía a correr, salía a pasar un rato agradable con mis amigos y el entreno se hacía solo.
Sin darme cuenta me he ido contagiando de ese espíritu que hay en este club; esfuerzo, sufrimiento, constancia, compañerismo y de competitividad ……………… de repente lo que te parecía inalcanzable es posible …….. ¿Por qué no? ¿Por qué no?
Era  un domingo de febrero si no recuerdo mal y algunos compañeros nuestros corrían la Maratón de Sevilla. Aunque no estábamos allí, lo seguimos por el chat del club y fue tan emocionante o más que cualquier evento deportivo de los que vemos por televisión. La foto
de grupo en la salida, todo el mundo deseando suerte y dando ánimos …… van pasando las horas y los kilómetros y cada vez somos más los que se unen al chat. Van llegando los primeros, seguimos el track de la prueba y vemos lo que les queda al resto. Es un goteo pero poco a poco van llegando ….. más ánimos, enhorabuenas , felicitaciones  ……. pero queda aún
una persona, nuestra campeona, Estrella.
El final de carrera fue agónico, pasaba el tiempo pero no pasaban los kilómetros, todos la empujábamos desde casa ¡pero no llegaba nunca! Así pasaron los minutos, muchos minutos, cientos de whatsups de todos empujándola, animándola ……..  hasta que por fin pasó la meta.
Recuerdo perfectamente ese momento, la emoción, los nervios, la piel de gallina, los sentimientos de orgullo, las felicitaciones de todos, porque cada logro de un compañero es un logro nuestro. Después fueron las crónicas de cada uno de ellos y creció en mi un sentimiento
de envidia …….
Si, he dicho “envidia”, pero envidia por no estar allí…....¡y eso había que solucionarlo!
La preparación mental
Como dije al principio nunca había hecho más de 10km seguidos, así que antes de apuntarme a la maratón había que subir algún escalón y probarme a mí mismo hasta donde podía llegar. Vi el calendario y aun había tiempo, objetivo Valencia pero había
que hacer una media primero y cambiar el chip. La primavera pasó carrera tras carrera, luego la Meat Life de 14km y finalmente la Media de Movistar con super Nati.
Prueba superada y por fin mi cabeza ya me permitía apuntar más alto. Siguiente parada “Maratón Valencia Trinidad Alfonso edp 2019”
El Entrenamiento. Tenía muy claro que para afrontar 42km había que hacer una preparación seria, no faltar a ningún entreno, acudir al gimnasio para preparar la fuerza, algo de natación y
bici, etc. Vamos que me iba a poner las pilas.
Al final como casi siempre me faltaba tiempo para todo y por supuesto como habréis visto no llegaba ni a los calentamientos los días de entreno y si así pasaba había que recuperarlo. Anda que no me he cruzado a Henry en el parque paseando al perro y yo recuperando el entreno del día anterior por las noches. Eso si, no me he saltado ni una
tirada, aunque solo estuviera con mis compis al principio, siempre los pillaba en el desayuno, eso era infalible y hace mucha piña.
Al final poco a poco vas cogiendo fondo, ritmo y te crees que puedes hacerlo y entonces empieza la ansiedad.
La Ansiedad
Yo creo que cuando ya solo quedaban tres semanas empecé a dormir mal, en el trabajo ya no estaba tan concentrado, en casa ya no hablaba de otra cosa que de los entrenos, las carreras, etc, me mosqueaba si no llegaba al entreno, hasta creo que me abstraía en las conversaciones que no fuesen con vosotros, estaba serio y apático. Mi mente estaba ya en modo Maraton, ya sólo pensaba en que llegara la carrera y acabar
de una vez pasase lo que pasase y por fin……… llego el fin de semana de la Maratón.
La concentración
Igual que los equipos de futbol ahí estaba el RunningRivas listo para asaltar Valencia.
Unos en coche, otros en AVE, entre el viernes y sábado llegamos todos. Pasamos a recoger dorsales (gracias Javi por tu ofrecimiento, que haríamos sin ti) ….. la feria del corredor y reconocimiento de la zona de la salida y meta ¡Expectacular¡ , y luego lo que más nos gusta y mejor se nos da a todos: comilona, risas y hasta La Tuna cantándole Clavelitos a un par de tortolitos. Y así llego el dia señalado.
La Maratón Trinidad Alonso Valencia 2019
Suena el despertador a las 5:30, creo que no he dormido ni dos horas, pero no estoy cansado, ni nervioso, al revés me siento perfectamente y con ganas de disfrutar el día.
Desayunamos todos juntos y nos vamos para la carrera (algún despistado por separado, todo hay que decirlo)
La salida es la típica que tantas veces hemos hecho por cajones por tiempos acreditados pero a lo grande y en un entorno espectacular como es la Ciudad de la artes y las Ciencias. Llega nuestro turno y salimos todos cruzando el puente doble  Al principio todos juntos el grupo de rojo como una piña adelantando gente hasta ir cogiendo cada uno nuestro ritmo y formándose grupitos. En el km 5 Agus que iba
conmigo empezó a tirar un poco más y nos despedimos, él me ha escoltado en muchas tiradas y ahora cada uno tenía que hacer su carrera.
Así que ahí estaba yo a mi ritmo y con un objetivo, disfrutar del ambiente y terminar la carrera. Mi planteamiento era asimilar la carrera a un partido de tenis de los que juega Nadal. Cada 10km era como un set y luego a jugársela en la muerte súbita en los últimos 2km.
Los kilómetros pasaban poco a poco con la animación de la gente, las bandas y batukadas en todos los rincones, la gente animándonos y gritando nuestros nombres, la verdad que toda Valencia estaba volcada en la calle y además el día era espectacular. Los tiempos van según lo programado voy a gusto y los 10 y los 20km los
hago en los tiempos normales de mis tiradas, sólo que empieza una molestia en un gemelo que me hace bajar un poco el ritmo. Paso la media y veo a Jaime que me dice que voy bien, que coja aire en el avituallamiento del 25 y siga para adelante.
No he llegado al 24 y se me sube el gemelo que llevaba notando ya hacía unos kilómetros. No pasa nada, estiro un poco y vuelvo a correr pero cambiando el paso y el ritmo, creo que lo puedo gestionar. Aprovecho para tomar sales, fruta y agua en el avituallamiento. Sigo subiendo el Turia y pronto entrare al centro de Valencia. Cruzando el puente otra vez el gemelo y al poco otra vez mas, no me lo puedo creer,
tanto tiempo entrenando y me da un calambre estando aun tan lejos de meta.
Empiezan las dudas, el dolor es fuerte y empiezo a alternar carrera y andar, estoy en el 28 y desde ahí en línea recta a meta no hay más de 3km y siguiendo en carrera me quedan14. A mi lado ya hay mucha gente que va andando, corriendo otra vez andando pero todos
siguen, yo no voy a ser distinto. Ya no importa el tiempo, ya solo queda terminar. Me imagino que alguien estará viendo ya mis tiempos en la APP y algo se imaginarán y me acuerdo del Maratón de  Sevilla y del final de Estrella y su pundonor, y eso me anima.
Así que me voy poniendo metas, la plaza del ayuntamiento km30, el río, el
zoologicok34 y llego al km36 y aparecen mis ángeles de la guarda, Teresa y Estrella. Que alegría verlas, me cogen cada una por un brazo y tiran de mi diciéndome que no parara; que más hubiese querido yo, pero ya no podía correr ni 100m seguidos. En seguida ven que hay lo que hay pero no pasa nada, cada una a un lado y haciendo sprints de 100 o 150mts y andando otro tanto nos disponemos a terminar los 6km
restantes. Así con el ánimo de todo el público y mis dos mosqueteras animándome fuimos pasando los kilómetros, contándolos de uno en uno hasta que llegamos a la Ciudad de
las Artes. El último km ya no podían acompañarme así que las di dos besos y un abrazo muy grande y me preparé para terminar. En ese momento se me hizo un nudo en la garganta, contuve las lágrimas que afloraban a mis ojos y acabe los últimos 1000m con más pena que gloria hasta la línea de meta.
Al final lo había conseguido, no sé cómo pero si se porqué:  ¡POR TODOS VOSOTROS!
Gracias por lo que me habéis dado, espero poder corresponder yo con alguno de vosotros de la misma forma. ( Alberto)

Mi primera Maratón. Valencia 2019
Quien se haya marcado un reto como éste,  sabe que una maratón no son sólo 42km, de hecho empieza mucho antes de la línea de salida...Y en mi caso empezó allá por Junio, cuando Ana y yo consultamos con Jaime la viabilidad de prepararnos para ello. Tenía fama de ser la más asequible, no quería dejar pasar la oportunidad de prepararla con el grupo, sentí que era el momento, y desde entonces cada zancada tuvo un significado especial...Estaba como un niño escribiendo mi carta de los Reyes Magos...
La preparación en sí la he vivido como si tuviera un catálogo de juguetes entre mis manos...No quería perderme nada! Los madrugones, las tiradas largas, las series interminables en la pista, esas golosinas que nunca había probado (geles, sales, recuperadores sabor sandía.....) y ¡hasta una  prueba de lactato como había estudiado en mis libros de universidad! No he dejado de acumular experiencias que he saboreado al máximo. 
La memoria quizás desdibuje con el tiempo algunos recuerdos, lo que no se podrá borrar jamás será todo lo que se ha grabado en el corazón. El calor de los compañeros a cada paso y el empuje de todo el club en esa fase de preparación es difícil de describir. Me he sentido parte de un equipo, es más,  parte de una familia. Porque incluso cuando no estaba presente en los entrenamientos, en esa fase solitaria de preparación alternativa en el gimnasio, sentía que volvería a la pista, volvería a casa. A falta de unas semanas para la gran fecha, salía de urgencias, vendada del tobillo hasta la rodilla y con un informe que decía que debía hacer mínimo 2-3 semanas de reposo. Ese fue realmente "el muro" de esta Maratón....Mi receta mágica: apretar los dientes, querer seguir escribiendo mi carta a los Reyes Magos, y sobre todo contar con  mucho apoyo. El apoyo de Jaime (no vi un solo momento de duda en su mirada), el del fisioterapeuta que me “apalizaba" y la vez me "arreglaba", el de todos vosotros, vuestras voces que sonaban en mi cabeza y leía en mensajes de apoyo. Nunca sabréis lo que he llegado a apoyarme en todos vosotros...Porque ya os digo que es cierto eso de que se corre con las piernas, la cabeza y el corazón....pero no sólo 42km...
Ahora entenderéis esa frase que me salió del alma cuando por la noche, antes de la carrera, nos despedíamos de Jaime y nos aconsejaba que, aunque no durmiéramos bien, al menos descansáramos lo mejor posible. En ese momento contesté: " yo voy a dejar toda la ropa preparada y a meterme en la cama como un niño que espera en la noche de Reyes"....esas eran mis emociones....Por fin estaba en mi noche de Reyes!!!!!
Así que la carrera fue un continuo abrir regalos: camisetas de RR delante, al lado y a mis espaldas, gente aplaudiendo a cada metro y a cada lado de la calzada, animación de peñas, grupos y speakers, compañeros del club y alguien muy especial en varios puntos del recorrido. Escuchaba mi nombre por todos lados, y lo oía en mi cabeza recordando a los compañeros del club que me habían animado en la pista de atletismo, y que seguro estarían siguiendo nuestros avances por la aplicación. Imposible escuchar música con auriculares mientras corría, no quería perderme ni un solo detalle. No sabía qué ritmo llevaba, miré el reloj en tres momentos de la carrera, porque como me gusta hacer, corría por sensaciones, y la sensación que dominaba era de felicidad. ¡ Estaba corriendo! Estaba donde había soñado durante meses y el ver pasar los kilómetros era el regalo estrella. No encontré ningún muro en la carrera, creo que lo habíamos derribado entre todos. Claro que las piernas parecían de madera, pero se movían y eso era lo importante. Un paso detrás de otro y por fin llegué al km 37. Allí estaba Truji, como me había prometido, representando a todo un club y a muchas experiencias que me acompañaron los últimos kilómetros. La voz de Jaime fue el último empujón, un detalle conmovedor que nos acompañara en esta aventura....sus palabras me sonaron tan sinceras que me dieron aún más aliento para llegar a la recta final. Los últimos 700m me los guardo para mí, tuve que contener emociones para llegar entera a la línea de meta.....lo que pasa por la cabeza en esos momentos no se puede contar....hay que vivirlo...
Han pasado dos días y aún me despierto a la misma hora que el día de la carrera... La vida volverá a la normalidad, pero esa normalidad será diferente, porque esta experiencia es especial.
Muchas gracias a todos los que habéis movido estas piernas conmigo en esta Maratón.  No sé si será la única, lo que sí sé es que será la primera e irrepetible.
Asun.

Creo que no soy original si digo que si alguien me hubiera dicho hace diez años cuando comencé a trotar (10 minutos, porque el cuerpo no me daba para más) que iba a terminar una maratón, le hubiera dicho que estaba "flipao", de hecho cuando alguien me preguntaba, años más tarde, si corría maratones, la respuesta siempre era la misma, "me parece que correr una maratón no es sano", pero la vida da muchas vueltas y el día que encontré a la familia de Running Rivas muchas cosas cambiaron, encontré un grupo estupendo con quien compartir una afición que se me había metido en la sangre.

Y después de dos intentos fallidos de correr mi primera maratón (las lesiones no me lo habían permitido hasta ese momento) por fin comienzo en septiembre la preparación de la maratón de Valencia con ciertas garantías de poder terminarla. He de decir que para mí la preparación ya ha sido un regalo. Me ha gustado muchísimo el esfuerzo y la disciplina que suponen los entrenos para la maratón, las series, los ritmos controlados, las tiradas largas (aunque ya me habéis oído decir que he acabado de la laguna hasta ….) y sobre todo compartirlo con los y las compañeras, conoceros un poco más a muchos de vosotros/as, sufrir y reír mucho juntos, aprenderme "por fin" vuestros nombres y un largo etc, esta ha sido para mí la primera medalla que he ganado y esa la voy a llevar colgada todos los días.

Y llegó el día de la maratón, duermo poco, pero la ilusión es tan grande que ni lo noto, unas buenas risas en el autobús, la mañana era fresquita pero lo justo, dos o tres "pises" de nervios y al cajón con Antonio y Miguel Ángel. Habíamos perdido a Rober y en el último momento aparece, eso es buena señal, estamos los que hemos hecho varias tiradas al mismo ritmo así que llegar a la meta se hace más factible. La salida es bonita, una imagen de esas para el recuerdo, caras de concentración, nos damos ánimos entre nosotros, suena el pistoletazo de salida y por fin a escuchar el traqueteo de las zapas contra el asfalto. Los tres mosqueteros juntos, porque Antonio es un avión a reacción y despega como un F18, ¡como debe ser, está muy fuerte y tiene que aprovecharlo!, en los primeros kilómetros Miguel Ángel pone una marcheta muy buena y se despega un poco así que nos quedamos Rober y yo hablando de lo humano y lo divino. Hicimos de hombres del tiempo "vaya mañana más buena para correr", de podólogos "pero has visto como pisa esa chica, fatal!!", y así poco a poco llegamos al kilómetro 25, aunque Rober me confiesa que lleva sufriendo desde el km4 y aguantando como un campeón su penitencia particular en forma de cintilla diabólica, ¡pero la va a domar y va a terminar!. Y casi nada más saludar a Jaime en el km25 y que nos insufle ánimo, me quedo solo, en ese momento me siento como un titán, he pillado ese tran-tran tan rico que te permite tirar kilómetros y kilómetros, pero como nada dura para siempre llega el kilómetro 32, creo que es de manual, el kilómetro en el que se inicia el muro si lo buscas en el diccionario de la Real Academia del Running y ahí llega la realidad, ¡no me lo podía creer!, estos cabr… no me engañaban (que razón tenías Rober y como decían en Airbag…..no te hice caaaaaasooooo), resulta que hay una cosa misteriosa que hace que tus piernas no obedezcan a tu cerebro, ¿pero cómo es eso posible?, ¡yo mando sobre mi cuerpo!, pero no hay manera y aquí señoras y señores, como ya sabéis los más experimentados "comienza la maratón". Al principio no me pongo demasiado nervioso, pero voy viendo que kilometro a kilometro voy yendo más y más lento, de repente me doy cuenta de que el público me anima por mi nombre, mala señal, ¡cómo me verán! pero en el fondo me da algo de ánimo. Me adelanta hasta el del carrito de los helados, ¡ay madre a ver si no voy a llegar!, pero la verdad es que nunca pensé en abandonar porque afortunadamente no me dolía nada (gracias Jaime y Alberto, aquí se notan los entrenos) y de repente en el kilómetro….no lo sé 36,37, 38, veo a las chicas del club gritándome y animándome en una curva ¡y eso si me da subidón!, me dura un ratito, al poco veo pasar a Truji que también me dice algo, no sé el qué, pero me vuelve a dar algo de fuelle, y vuelvo a decaer en ánimo, así que decido hacer algo rocambolesco para una carrera, saco el teléfono y llamo a mi pareja y al peque (Ana, Mateo os quiero!!!) para ver en que kilometro me están esperando y para decirles que voy fundio', me dicen que en el km40 así que no queda otra que tirar hasta el 40, y por fin llego, no me digáis cómo y no me preguntéis por el paisaje, podría ser Valencia, Sevilla o un polígono de Getafe, yo no tenían en la cabeza nada más que poner un pie delante del otro y si era un poco más rápido mejor, al verles todo cambia, estoy muerto pero muy feliz y además estoy en el 40,5 así que ya llego como sea, y a los pocos metros veo a Jaime que me grita y me anima, venga "otro chute" de ánimo y por fin la meta, de eso sí que me entero y sí que lo recuerdo con pelos y señales, la alfombra azul, la gente en las gradas, los brazos en alto e incluso un "mini" sprint, la verdad es que por unos segundos te sientes olímpico, y…….¡¡terminada!! por fin, por fin, si, si, tomaaaaa y se libera la tensión, rompo a llorar mientras los voluntarios (un 10 para todos ellos) me cuelgan la medalla y me felicitan por mi nombre ¡enhorabuena Eugenio!

Un día para el recuerdo, un día inolvidable, porque creo que las mejores cosas no se consiguen sin esfuerzo así que esta medalla tiene un valor especial, y no es solo mía, es de todo el club porque sin Jaime y Alberto, sin vosotros compañeros y compañeras, no solo los que hemos preparado la maratón sino todos sin excepción, no lo habría logrado y por todo esto ¡OS QUIERO RUNNING RIVAS!.


Desde que entre en el club hace años, siempre veía compañeros que preparaban maratones y los entrenamientos me parecían una barbaridad, por eso nunca me lo plantee, prefería disfrutar de 10k, medias maratones o trail.
Pero siempre algunos, en los entrenamientos me decían las sensaciones de llegar a la meta de una maratón, que era algo inolvidable, momentos que se graban para toda la vida y no llegaba a engancharme, pero me quedaba la cosilla… y así, acompañando en las tiradas de los entrenamientos del maratón de Sevilla de este año pensé, bueno si he hecho esto, pues habrá que probar y así, me marque el reto de mi primer maratón.
Los entrenamientos eran llevaderos, porque empezamos con buena climatología dada las fechas previstas para el maratón de Valencia, el 1 de diciembre, por lo que era agradable entrenar en septiembre y octubre con luz diurna, así como apenas llovió en noviembre, para los entrenamientos de los domingos quedábamos a las 8:30 en el metro de Rivas, para salir por el soto de las juntas, protección civil etc, todos parajes fantásticos para correr varios kilómetros que nada tienen que envidiar a zonas más afamadas como la casa de campo, siempre con amigos del club, todos dispuestos a afrontar la distancia marcada por Jaime.
Y se acercaba el día, por momentos, las semanas anteriores me parecía estar poco entrenado, al bajar los kilómetros de las tiradas de 30 para abajo, llegando a 12 y sintiendo que me podía lesionar en cualquier movimiento y pensando si psicológicamente estaría preparado, añadiendo la “presión” de algunos que vaticinaban que iba a hacer muy buena marca.
Ya embarcado en la aventura, cogimos el AVE dirección Valencia y no había vuelta atrás, llegamos al hotel y enseguida fuimos a la feria del corredor a por el dorsal, donde nada más llegar se respiraba un ambiente deportivo, saludable y festivo, así como observar las caras de ilusión de mis compañeros, nada más y nada menos que 16 Runner del Running Rivas que íbamos a intentar superar los 42.km 195 m, así como otros decidieron afrontar los 10 km.
Ese día comimos en La Alquería de Pou, un lugar pegado a la ciudad de las Artes, donde disfrutamos de arroces valencianos y la compañía de amigos y familiares, todos unidos por la causa, acabando saciados y llegando al hotel para cenar, que aunque no teníamos hambre debíamos llenar el depósito, cosa que estaba muy bien, dado que pase de 75 kg a 68 kg, jeje.
Esa noche apenas pegue ojo, no sólo los nervios sino que siempre al cambiar la cama y almohada la extraño mucho, pero bueno, quedaba poco, así que levantarse desayuno y ducha y cogiendo el autobús para disfrutar la carrera.
Empezamos con una temperatura muy buena 15 grados, sin lluvia y con nubes, yo en la mente tenía el objetivo de acabarla, pero con los tiempos marcados por Jaime y no pasar de 4:45 de media, para que no me diera una pájara o pasasen factura los kilómetros, aunque si pensé bajar de 3:30 si me mantenía bien.
La gente de la ciudad estaba volcada desde la salida, mucho corredor tanto nacional como foráneo, los del Running Rivas con nuestra camiseta roja y como siempre, cada uno a lo suyo.
Salí tranquilo y pensando… donde me iban a pasar factura los kilómetros, pero pasaba los avituallamientos cada 5km y no me saltaba una toma de gel e ingesta de líquido, así como en el 15/25/35 una pastilla de sales minerales.
En carrera me acordaba de todo, como ya me habían vaticinado mis amigos en los entrenamientos, “tranquilo que tienes mucho tiempo para pensar en todas las cosas de la vida” y vaya si es cierto, me acordaba de mi familia, de mis amigos, de los entrenamientos, pero sobre todo de mi hija Aroa, reconozco que hubo dos momentos en carrera que entre la música de la organización y la animación de la gente casi se me saltan las lágrimas pensando en mi pequeña.
Y poco a poco pasaban kilómetros, en el 23 vi a Jaime dando ánimos, “venga que vas bien Antonio” y yo pensaba.. me queda casi la mitad, pero no me dolía nada, llego el km 32 y todo iba sobre ruedas, algo cargado pero bien, en el 37 comienza a dolerme el gemelo izquierdo y en mi cabeza empiezo a restar km, y animarme yo solito (vamos Antonio que no queda nada, aunque te rompas tienes que llegar), mi tiempo no bajaba, iba muy bien, y aparece Truji, subidón al ver a un amigo que viene a ayudar, nos ponemos en paralelo y él apartándome gente, y llevando agua, adelantamos a todo el que veíamos, así hasta el km 40, que va a ayudar a más compañeros que venían por detrás.
Quedando apenas dos kilómetros miro el reloj y estaba en 3:18, así que pensé, tengo a tiro los 3:30 aunque el gemelo no aguante tengo que entrar y así fue, pise la pista azul que indicaba 500 metros para meta y sacando fuerzas llegue en 3:27, cansado pero con la sensación de haber sufrido lo esperado, aunque fue un esfuerzo, el reto se había logrado.
Reto que jamás hubiese conseguido sin la ayuda de mis compañeros / amigos de Running Rivas, a los que no quiero nombrar por si se me olvida alguno, pero de los que guardaré un recuerdo imborrable para toda la vida, con agradecimiento y afecto.( Antonio)
Para no faltar, en mi debut en la larga distancia, voy a intentar reflejar mi experiencia en mi primera Maratón.
Ha sido un largo recorrido, desde el mes de agosto que empecé los entrenamientos hasta el domingo pasado cuando por fin pasé la línea de meta.
Este ha sido el recorrido:
1.- EL CLUB
He de decir que pertenezco a este club desde el mes de marzo, aunque ya conocía a algunos miembros de alguna carrera que otra, y no hay palabras para describir el grupo de gente que me he encontrado, me habéis acogido como si llevará en el club toda la vida.
2.- PREPARACION
Me decían los que ya llevan algún 42K a las espaldas que lo duro es la preparación. Y la verdad que han sido unos meses muy intensos, Las series, los Farleks, ritmos controlados…. madre mía odiaba la pista, se me hacían eternas las vueltas. Y que decir de las tiradas de los domingos, todavía recuerdo la primea tirada de 20 K, menuda escabechina, a más de uno nos dio una pájara, sin agua, ni geles, ni sales ….en fin el avituallamiento también se entrena (una cosa más que he aprendido).
Pero he de decir que todos estos ratos juntos han merecido la pena, siempre unos pendientes de los otros, cuando uno flaqueaba ahí estaban el resto para tirar de él. Ha sido un placer compartir estos meses con mis compañeros, por un lado, los más Pro, a estos no había manera de seguirles, y por otro lado el grupo de los mortales en los que me incluyo. Ah que se me olvidaba el LONELY MAN, los que hemo corrido Valencia saben a quien me refiero, este iba por libre y me quito el sombrero por que se ha hecho casi todas las tiradas solo, yo no hubiese sido capaz.
3.- LA CARRERA.
Y llegó el día del debut, que decir, la ciudad increíble, la salida… era una mezcla de sensaciones nervios, excitación, miedo por no saber a lo que me enfrentaba, ni como debía afrontarlo.
Ya no había vuelta a atrás, nos dieron la salida y enseguida el grupo de mortales cual tirada larga nos agrupamos y la verdad que iba disfrutando de cada Km, llevábamos un buen ritmo, las sensaciones eran buenas, y el ambiente increíble, gente animando por todo el recorrido, bandas de música …
Pero los km iban pesando en las piernas y el famoso muro tarde o temprano iba a aparecer, y apareció de golpe y sin avisar, del Km 27 al 30 las piernas ya iban muy cargadas, intentas mentalizarte y pensar en positivo “ esto es normal”, “vamos bien”, “Venga que ya estamos llegando al 30” pero la cabeza juega malas pasadas y los pensamientos negativos también aparecen “todavía que da mucho”, “y si no puedo terminarla”  y entre esta guerra interna con uno mismo el “HOMBRE DEL MAZO” como lo llaman algunos te golpea con fuerza, las piernas dicen basta, dejas de correr e intentas andar para ver si te recuperas, te das cuenta de que hasta andar es un esfuerzo y vuelven los malos pensamientos “me quedan todavía 12 km” “Si casi no puedo andar, como voy a correr lo que me queda”… era aquí donde de empezaba la verdadera maratón.
Sacas fuerzas de donde no las hay y vas km a km corriendo hasta que no puedes más, sigues andando intentando recuperar algo de fuerzas y otra vez arrancas a correr. Así llegue al km 36 donde estaba Maria José, Estrella y Teresa, y he de decir que sus gritos de ánimo hicieron más efecto que los geles. Desde ese punto y hasta el km 40 se unió a mi mí mujer, quien me lo iba a decir, iba animándome y tirando de mí cuando peor lo estaba pasando, y si no llega a ser por ella no sé cómo hubiese acabado.
Por fin llegué al km 40 y aquí sí que sentí un subidón, el final es espectacular, un montón de gente animando, la entrada a la ciudad de las artes y la famosa alfombra azul.
Cuando pasé la línea de meta no puedo describir exactamente que fue lo que sentí, alivio por terminar porque estaba fundido, satisfacción y orgullo por haberla terminado, pero si soy sincero también un poco de decepción por terminarla con tanto sufrimiento.
Es un sentimiento agridulce, por un lado, había cumplido mis objetivos, primero acabarla y segundo bajar de las cuatro horas, pero hay una espinita clavada por como la terminé y por no poder disfrutarla del todo.
Y  ya me voy despidiendo, que me ha costado más escribir la crónica que correr la maratón, soy un tío de ciencias sorry.

Gracias Maria José por TODO en general y por los 5 km en particular.
Y gracias a toda la familia de Running Rivas.

Saludos.
Rafa.

¡Nos espera Valencia 2020! 

Todas las fotos

viernes, 22 de noviembre de 2019

Carrera de las Aficiones 2019


Tenemos una costumbre en el Club, que todos los compañer@s que se inician en una distancia, tienen que escribir unas lineas sobre su experiencia. Por supuesto siempre son muy emotivas, es un reto superado y así se lo pedí a Lucía, que el domingo pasado corrió sus primeros diez kilómetros en la Carrera de las Aficiones. Hace unos días me mandó su crónica, pero no ha sido hasta ahora, cuando escribo esta entrada, que la le leído. De la Carrera no voy hablar, porque me he quedado impactado con lo que ha escrito. No tengo palabras, gracias Lucía por compartirlo. ( Javi)

                                       CRÓNICA DE LUCIA

Mi experiencia en el running está siendo muy especial.
Empecé en abril para  participar en mayo en la Carrera de la Mujer  de Madrid.
En realidad, el causante de que el running esté haciéndome sentir tan bien se lo tengo que agradecer a Álvaro.
Álvaro es mi hijo mayor, tiene 20 años y hace dos le diagnosticaron un osteosarcoma por el que estuvimos luchando un año.
A la primera revisión del alta médica le diagnostican de nuevo enfermedad en el pulmón.
Mi vida se vino abajo otra vez. Y Álvaro fue el que me animó a salir para despejarme de hospitales, médicos, tratamientos... etc, yo pedí una excedencia en el trabajo y únicamente me dedico a sus cuidados.
A él le encanta el deporte y me decía que me apuntara al Club de Running de Rivas, que me iba a venir muy bien. 
En fin, no tengo palabras.
La pista de atletismo se me hacía gigante. No pensé que yo fuera capaz de dar una vuelta corriendo a semejante circuito.
Y ahora, gracias a Pablo, nuestro entrenador de las mañanas, he sido capaz de hacer 6 kms de la Carrera de la Mujer, 5 de la Legua Solidaria, 5 Contra el Cáncer, 6 en la media maratón de la Mujer en Madrid...
Y, por fin, 10 kms (Carrera de las Aficiones), gran objetivo, un reto para mí.
Mis compis lo tenían muy claro, yo no tanto, y gracias a ellas me animé.
En fin, me siento en el club súper arropada, me lo paso bien, me despejo y encima hago deporte.
El hecho de correr los 10 kms me han hecho sentir libre, segura y capaz. 
Los momentos de cansancio cuando de una carrera se trata, me digo para mí: "Álvaro, si yo puedo, tú más". 
En fin, estoy motivadísima y me gustaría aguantar en el club mucho tiempo.
Merece la pena cien por cien.

Lucía Artero





Tiempos de los que estuvimos en la Carrera


lunes, 18 de noviembre de 2019

MARATÓN DE RAVENNA 2019


Todo comenzó hace un año en el mismo lugar cuando corrimos el medio maratón, cómo pasa el tiempo …

Mientras que los demás estaban disfrutando de la playita y la montaña, yo ya estaba dando vueltas en la pista cumpliendo con mis entrenamientos y las tiradas largas de los domingos. ¡Ufff, qué calor!

Con el comienzo de la temporada en el mes de septiembre la cosa cambió y volvimos todos a entrenar juntos. Las tiradas largas ya se hacían en compañía y eran mucho más llevaderas. ¡No hay nada como correr en compañía!

Después de meses de preparación llega el momento de iniciar nuestro viaje a Ravenna. Viernes vuelo a Bologna y traslado a Ravenna, por la noche cena en un restaurante típico de la zona y prontitos a la cama que algunos se habían levantado a las 4 de la mañana. El sábado a la feria del corredor a recoger los dorsales, visita guiada por la ciudad para conocer los secretos de los tan famosos mosaicos (la medalla es un fragmento de una vidriera). Después de la comida, algunos siguieron visitando la ciudad y otros nos fuimos a descansar al hotel. Todos queríamos estar frescos para el día siguiente y cenamos prontito, como os podéis imaginar no podían faltar pasta y pizza.

Por fin llegó el gran día y en la puerta del hotel nos hacemos la foto de rigor para la posterioridad.

Desde el hotel caminamos todos juntos hacia la zona de salida y después de depositar nuestras bolsas en el ropero nos colocamos en nuestros cajones de salida. A mí me colocan en el primer cajón con los rápidos, me habrán visto cara de élite. Jejeje. 

No queda mucho tiempo para calentar y puntualmente dan la salida. Los primeros kms. no son muy rápidos al recorrer todo el casco antiguo de Ravenna. Al pasar por la tumba de Dante me adelantan Javier y Rafa, y unos instantes después se acerca Nati para recorrer unos metros conmigo. Según pasan los kms. me voy sintiendo mejor y veo que voy por debajo de los tiempos que me había marcado (llevaba los tiempos grapados en mi camiseta). Sobre el km 10 nos sacan de la ciudad para recorrer una larguísima recta por la campiña hasta llegar a Classe, el antiguo puerto de Ravenna.

Uno a uno me iba encontrando con todos mis compañeros y nos chocábamos las manos, era como un chute de energía. Sabía que sería la última vez que los iba a ver hasta cruzar la meta. En el km 18 se separan los caminos de las carreras, el medio maratón vuelve a entrar al casco antiguo y el maratón tira a la derecha para comenzar un recorrido de 10 kms dirección playa por el que luego hay que regresar. En este punto me pongo a hablar con una chica belga que va más o menos a mi ritmo, un rato tira ella y otro yo. Cruzo el arco que me anuncia que he llegado al medio maratón y según mi crono voy 4 minutos por debajo de lo planificado. Me tranquiliza saber que voy bien y aún me queda la mitad del recorrido.

No me olvido de parar en cada avituallamiento para beber y comer fruta. No falta de nada bizcocho, panetone, agua y té caliente. Me paro con tranquilidad y pongo en el whatsapp mi posición cada 5 km. En el km 30 pierdo a mi compañera belga que aumenta de ritmo, yo no quiero salirme de los tiempos marcados y continúo al mío. Ya solo me quedan 12 kms, lo mismo que mi última tirada larga. Mi mente está despejada y me concentro en la carrera que tanto he preparado.

De repente, en el km 33 suena mi teléfono, es María para decirme que viene a por mí. ¡Qué alegría! En el km 36 la veo en el lado derecho, ya se está preparada para incorporarse a la carrera. Me coge la botella de agua y la bolsita con los trozos de fruta que llevaba. “Tranquila, ya solo quedan unas pequeñas cuestas y llegamos al km 39 donde te está esperando la gente.” Aquí vuelvo a ver a la chica belga que dejé en el km 30, va andando y me hace un gesto de que está bien, pero que tiene que bajar el ritmo para llegar a meta.

Qué subidón cuando al llegar al km 39 veo que están Nati, Rafa y Javi preparados para escoltarme hasta la meta. Me siento fuerte y según Javi llevo aún una buena zancada.


Con la emoción me acelero y los demás se colocan de forma ordenada detrás de mí para yo marque el ritmo. Por fin, entramos en la ciudad, desde aquí ya solo son 2 kms. Encaro la última recta y al fondo veo el crono. Me quedo sola dando las últimas zancadas hasta la meta, el público te lleva en volandas. 

En la meta está Nadine que se funde en un fuerte abrazo conmigo y nos emocionamos de alegría. Mis escoltas también se acercan para compartir este maratón conmigo.

Ahora solo me queda disfrutar de esta sensación de estar en una nube. Lo he conseguido, todo el trabajo ha merecido la pena.





lunes, 28 de octubre de 2019

Medio Maratón de la Mujer y los 5 y 10 km de Rivas




Cuando escribo sobre las carreras en este blog, no suelo mezclar los eventos, pues entiendo que cada uno necesita su protagonismo, es mas si pudiera escribiría sobre cada corredor, de como afrontó la prueba. Pero hoy voy hacer una excepción, porque si lo piensas al final es el mismo sudor, las mismas camisetas, las mismas respiraciones, los mismos compañeros corriendo en la misma mañana del domingo.  Pero para quien no lo lea es porque erán muchas fotos mezcladas en la galería del móvil y me ha dado una pereza terrible separarlas.
En Rivas estuvimos una parte de los mejores, los otros mejores estuvieron en Madrid en la Media Maratón y sus tres modalidades, 6 km, medio maratón por equipos y completo.  En Rivas los 5km y los 10 km.
En las dos carreras, cosas del destino, se estrenaba recorrido. En Rivas un ajuste de salidas y alguna modificación de trazado con respecto al año pasado. Mejor?? pues en general a la gente le pareció mas duro que el anterior, pero bueno es lo que hay aquí que después de una bajada viene una cuesta y luego otra bajada y otra cuesta y los llanos no acaban de llegar. Alguien dijo alguna vez que cuando construyeron Rivas no invirtieron suficiente en excavadoras par alisar el terreno.. Primero salieron los de 5 km y media hora mas tarde los de 10 km, eso te da la ventaja de aplaudir a tus compañeros  de 5k cuando salen y recibir sus aplausos cuando llegas a la meta del 10k.  En la Media de Madrid también se había cambiado el recorrido y desde el primer momento que se supo del nuevo trazado, las críticas no pararon de incendiar las redes sociales. Bastante mas duro que la edición anterior pero conserva la esencia de la prueba de exclusivamente para mujeres. Si no que se lo digan a los chicos que fueron acompañando en el recorrido que discutieron con todos y cada uno de los voluntarios que les amonestaron. Cuando ni estorbas, ni entorpeces, ni coges, ni gastas,  ni impides, ni molestas, simplemente acompañas; no entiendo el exceso de celo por no dejarles correr.
En una carrera por relevos se añade un factor que no aparece en otra prueba, donde tú  no eres el único responsable de tu carrera y de tu tiempo. La presión aumenta ya que de tí depende el resultado final y  sabes que tu compañera lo hará lo mejor posible. No suele haber abandonos en los relevos y al final se comparte el triunfo de las dos como único. Es diferente, es especial
En Rivas Gema subió al podium en su categoría. Enhorabuena Campeona, sabemos que en cada carrera das lo mejor de tí y estamos muy orgullosos de tus logros. Eres muy grande.

También felicitar a las chicas que debutaban en alguna carrera, tanto en Rivas como en Madrid, deciros que habéis iniciado un camino que será duro, traerá  fatiga  y muchos sacrificios, pero cuando hayáis recobrado el aliento después de una prueba, a los cinco minutos mas o menos, estaréis deseando seguir corriendo.
A continuación os dejo la galería de las fotos de las dos carreras ( es que eran muchas para separarlas)
También os dejo los tiempos de las distintas pruebas.

Todas las fotos

5 Km de Rivas
Josefína
36:02
Benja
36:01
Felipe
27:04
María F
28:50
Susana
28.50
Inés T
31:11
Sara
32:18
Almu
36:10
Juan Ig
36:07
Mayte G
30:08
Yoni
28:42
Luis
22:01
Teresa
30:37
Manolo
27:04





10 km de Rivas
Manu
48:31
Jesús A
56:10
Andrea
58.47
Juancar
48:52
Gorka
44.49
Nani
51.14
Gema
57:09(1ª)
Jose A
1:02:25
Salva
48:02
David
43.45
Javiche
55:15
Mari Paz
1:02:.37
Felix A
52:34
Henry
51:28
Jesús C
51:04
Cristina
56:20
Santi
44.40
Rocío
51:28
Javifer
45:14
Oscar
45.53
Diego
56:20







6 km Solidarios
Alicia
32:23
Mavi
30:13
Nines
35:53
Lucía
37:43
María M
30:12



Medio Maratón por Relevos
Marisa
María
2:17:38
Eva
Mariajo
2:04:04
MJ Mohedano
Anita
2:13:34
Lala
Mayte Ch
2:10:20
Sofía
Estrella
2:08:06

Medio Maratón
Silvia
2:00:27
Evelyn
1:52:29
Fabi
2:01:39
Lorea
2:02:53
Nati
2:02:27
Asun
1:47:01
Ana I
1:47:01